Lo que el agua nos dejó

20160110_122750
La basura acumulada en barrio El Triángulo, postal que se repite en varios barrios de Salto

La situación de crisis que ha generado la crecida del río ha sido manifiesta y contundente. El agua se ha retirado pero ha dejado consecuencias que seguramente durante un tiempo importante dejará sus secuelas.
La basura acumulada que la misma crecida trajo desde diversos puntos. Uno de ellos, ubicado en la rivera del arroyo Ceibal, es el barrio El Triángulo que tuvo a cientos de salteños y decenas de familias evacuadas y autoevacuadas durante casi un mes.
A eso se suma una realidad palpable que fue que la furia con que el 23 de diciembre subió el agua, llevó a que muchos consideraran esperar a último momento para abandonar sus hogares.
Eso motivo que en muchos casos salieran con lo puesto trayendo aparejado que las pertenencias en la gran mayoría de los casos se perdieran bajo el agua.20160110_122844
Colchones, juegos de living completos, sillas, aires acondicionados, lavarropas, e infinidad de artículos más, forman parte en la actualidad a la postal que el agua dejó.
Desolación, tristeza, desarraigo, preocupación y lo que es fundamental: temor a que se vuelva a repetir. Ese es el sentir de los propios vecinos que lograron afianzar en gran medida el sentido de comunidad en tiempos difíciles, promoviendo la solidaridad y la respuesta al vecino perjudicado.

El Ceibal dejó en su retirada mucha desolación
El Ceibal dejó en su retirada mucha desolación

Ollas populares, largas noches de vigilia en el entendido de evitar la otra cara de las crecidas y que se refiere a la aparición de los amigos de lo ajeno que nada respetan, promueven el pensar que seguramente mucho en esa relación de comunidad habrá cambiado.
Por otra parte en algunos casos los daños estructurales en muchas fincas determina el preguntarse como se procede, las pérdidas económicas han sido en lo individual pero evidentemente mucho en lo colectivo. Eso nos ha dejado el agua y será para muchos de los vecinos con más de 30 años en el barrio, la peor de las experiencias vividas en la furia del agua avanzando casas adentro.

Deja un comentario