La temible arma alemana que pudo haber cambiado el curso de la Historia

foguete-v2-corrida-espacial-dominio-publico-wikipedia

El cohete nazi V2 no llegó a tener injerencia en la Segunda Guerra Mundial, pero tenía el potencial de cambiar el mundo y las potencias armamentísticas (Rusia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos) hicieron todo lo posible por apropiarse de su tecnología.

Su creador, Wernher von Braun, había sido el líder del programa de armas de Hitler, y cuando se rindió en mayo de 1945 fue llevado en secreto a EE.UU. Simultáneamente los rusos se adueñaron de sus instalaciones de investigación, junto al mar Báltico. Los británicos, por su parte, tenían la Operación Backfire, en cuyo marco lanzaron cohetes V2 desde Holanda, que viajaron hasta la frontera espacial y cayeron en el Mar del Norte, a menos de 5 kilómetros de sus objetivos.  Con estas pruebas advirtieron que von Braun había encontrado la solución a grandes problemas de la cohetería: este cohete combinaba un gran motor, un surtidor que permitía cargar combustible lo suficientemente rápido y un sofisticado sistema de dirección. Cada uno de sus detalles contaba con tecnología de vanguardia.

Tal era su potencial que en 1946 un artista y diseñador, Ralph Smith, presentó una propuesta para convertir el V2 en un cohete tripulado: el Megaroc. Si bien el plan tenía en cuenta hasta los menores detalles, y hoy se considera que estaba adelantado a su tiempo, el ministerio de Suministros y Abastecimientos del gobierno británico rechazó el plan. Mientras tanto, von Braun avanzó, con financiamiento estadounidense, en el desarrollo del cohete Mercury-Redstone, partiendo de la tecnología del V2. De esta manera, EE.UU. pudo dar un paso adelante en la carrera espacial y lanzar al espacio, en 1961, al astronauta Alan Shepard.

Todavía hoy los británicos lo lamentan: si el ministerio hubiera aprobado el proyecto de Ralph Smith, muy probablemente el primer astronauta en el espacio habría sido inglés.

http://co.tuhistory.com/noticias/la-temible-arma-alemana-que-pudo-haber-cambiado-el-curso-de-la-historia

One comment

Deja un comentario