Al Norte

(Por el Dr. Álvaro Lima, Agrupación Humanista Armando Aguirre, Lista 888, Frente Amplio de Salto)

Hace un par de semanas se firmó el contrato con la empresa que ganó la obra. Ahora se marca el arranque de algo que bien vale la pena enmarcarlo pues mejorará mucho la vida de la gente que está afincada en la zona norte de la ciudad de Salto.

Esta semana se anunció el comienzo de las obras de limpieza y canalización del arroyo Laureles, ubicado en esa zona de nuestra querida ciudad de Salto, donde en forma recurrente se generan inconvenientes a los vecinos debido a los desbordes e inundaciones.

Los recursos para ejecutar esta obra se obtuvieron mediante la modalidad concursable del Programa de Desarrollo y Gestión Subnacional (PDGS) para proyectos de las intendencias del Interior del país, que se ejecuta a través de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El ingeniero Juan Pablo Zoppi, integrante del Departamento de Obras de la Intendencia de Salto, explicó que el trabajo del PDGS Laureles consiste básicamente en hacer una limpieza del caudal del arroyo Laureles desde el cauce original, un encauce aguas arriba y un entubamiento hasta Camino del Éxodo, incluyendo la mejora de una alcantarilla. La empresa Cujó, ganadora de la licitación, será la encargada de realizar la obra de entubamiento y, como contrapartida, la Intendencia realizará la limpieza del cauce.

Actualmente se prepara el comienzo de las obras para los próximos días, y a partir de la firma del acta de inicio y el replanteo de obra, hay un plazo de diez meses para su ejecución. El trabajo contará con la participación del ingeniero Micael Nalbandian en el control de obras, por parte de OPP-PDGS, con lo que se espera facilitar y encontrar soluciones a problemas que surgen en cualquier obra y poder terminarla en el tiempo estipulado.

El secretario general de la Intendencia, Fabián Bochia, dijo que “ahora hay un desafío nuevo para quienes trabajan en la construcción”, por las situaciones climatológicas, las constantes crecidas y temporales. Expresó que “desde la Intendencia estamos a la orden para apoyar el proyecto” y que “cuanto antes comience la obra mejor, porque es un proyecto que va a mejorar la calidad de vida de la población”.

A partir del crecimiento que ha tenido Salto, innegable por cierto, la zona norte ha sido una de las preferidas de mucha gente, incluso de cooperativas y de complejos habitacionales. Por lo que esto ha traído que se retraigan los lugares donde se puede escurrir el agua, situación que se potencia por el cambio climático. Todo lo que obliga a un tratamiento mayor que debe permitir volver a los niveles de calidad de vida que merece nuestra gente.

A su vez esto permitirá seguir generando trabajo para los salteños que sabemos tanto lo necesitan pues venimos de cosechas que fueron menores y no tomaron la gente que se necesitaba. Son pequeños pasos pero firmes, como el mirador costero que se construirá en Belén, la piscina nueva en Daymán, lo que está cambiando el Ceibal, los avances en Andresito, el hormigón de Acuña de Figueroa frente al Cementerio. De a poco todo cambia para bien.

Deja un comentario