Pueblo Biassini


(Por el Dr. Andrés Lima) Hace un tiempo aparecieron por la Intendencia un grupo de personas, varias mujeres y algunos hombres, con la propuesta de llevar adelante un emprendimiento en Pueblo Biassini sobre horticultura. Los recibió el ingeniero Manuel Fructos de la Dirección General de Proyectos Especiales, Inversión y Desarrollo. Era una propuesta audaz, aprovechando el apoyo de una institución estatal para usufructuar un terreno sobre la ruta 31 de nuestro querido interior. Manuel comenzó a trabajar con ellos, no solo desde el punto de vista técnico basado en los conocimientos más que acreditados de su profesión, sino también en lo que tiene que ver a lo social, apoyando al grupo, motivándolo y ayudando a superar las barreras que todas estas iniciativas encuentran. Gracias a sus contactos se lograron aportes en semillas de empresas del medio, luego de avanzó con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y otros organismos del Estado. Todo lo que sirvió para que hace un par de semanas se pudiera hacer la presentación de los primeros productos que se lograron en las casi tres hectáreas que vienen trabajando, donde hay lechugas, zanahorias, remolachas y frutillas.  Ahí se aprovecha todo, hasta caños de plásticos que no se usan en otros emprendimientos de la zona son adaptados para llevar agua.

Hay muchas mujeres en el equipo de trabajo que buscan una salida laboral pero también arrimar productos a sus familias. Recordemos que los ingresos en el interior de nuestro país son notablemente menores a los de la ciudad por lo que a veces con un poco se puede hacer mucho. Lo otro que bien vale la pena destacar es que quieren aportarle a escuelas y liceos de la zona, porque dicen que quieren devolverle a la comunidad lo que reciben de ella. Este emprendimiento es entonces un canto a la entereza que hay que destacar.

Son de esas iniciativas que nos llenan de alegría pues marcan que coordinando se pueden hacer muchas cosas que no tienen que ver con el dinero sino con el respaldo, el asesoramiento, generando contactos y buscando oportunidades. Un técnico de la comuna o un delegado del MGAP o de otro organismo conoce puertas que los vecinos ni saben. Esa es quizás la función más importante entonces, abrir puertas y a eso vamos.

Deja un comentario