A no lavarnos las manos

No festejo muertes, ni propias ni por terceros, nunca.
No miro para otro lado y suspiro porque se mató un gurí.
No me lavo las manos, no digo, que suerte uno menos!
Soy responsable y me siento así, de que ese gurí que bien podría ser mi hijo, sea un femicida, un homicida, un delincuente.
Soy responsable de que el sistema no le haya llegado, que la sociedad lo haya marginado o él se haya apartado.
Soy responsable y no es la primera vez que lo digo, que referentes de instituciones atornillados, no pisen el barro.
Que no lleguemos, que no rehabilitemos o que no captemos, estas situaciones de niños y niñas vulnerables o vulnerados.
Y me dá verguenza, bronca y mucha impotencia que el camino sea la muerte, una perfecta solución, pa lavarnos otra vez las manos.
Yo no me alegro, ayer fué también un día triste.

Deja un comentario