Ex edil de Vamos Salto denunciado por violencia, casi se sale con la suya

Una increíble historia tuvo nuevamente como participante a un ex edil del Vamos Salto, conocido públicamente por participar de un operativo de incautación de su vehículo cuando circulaba en Salto con matrícula de curul siendo que ya no pertenecía más al legislativo departamental.

En este caso la denuncia fue por violencia doméstica.

Hace tres meses su compañera de once años de convivencia con quien tiene tres hijos de 6, 3 y 2 años, le manifestó al denunciado su deseo de separarse por entender que los hechos de violencia se repetían una y otra vez.

El ex edil, propietario de una empresa de seguridad, al encontrarse ante la inminente separación, no tuvo mejor idea que presentar ante una jueza suplente su posición de tener en el lugar en que vivían con su pareja, su empresa cuando en realidad se trataba de un escritorio con papeles.

Lo increíble del caso es que en Salto, siendo la violencia de género un compromiso de estado, una jueza deja en una situación de desamparo a una madre de tres hijos con los menores.

La jueza suplente determinó en primera instancia darle 48 horas para desalojar a la señora con sus tres hijos y establecen una pensión alimenticia de 20.000 pesos que incluía un alquiler de 10.000 mensuales.

Los defensores de la denunciante, se movieron rápidamente y solicitaron a fiscalía la revocación de ese primer fallo, lográndose en la jornada del jueves que la jueza titular cambiara radicalmente ese fallo. En principio quien debe desalojar es el denunciado y deberá abonar una pensión mucho mayor por lo que la solidez de la defensa legal de la señora permitió revertir un increíble fallo judicial que no se ajusta a los tiempos que corren.

Lo segundo, es una demanda judicial porque la cuenta bancaria a nombre de la señora, de la que el ex edil era apoderado, fue vaciada sin previo aviso siendo que no existía solamente una relación de pareja sino que la denunciante y el denunciado trabajaban juntos en la empresa.

A eso se suma que se llevó la llave del auto por lo que literalmente la señora quedaba en la calle.

Una decisión judicial injusta por donde se la mire, fue modificada por una sólida defensa de una joven mujer, madre de tres hijos, que estuvo a punto de quedarse literalmente en la calle.

Deja un comentario