Consonancia cultural

(Dr. Alvaro Lima. Frente Amplio). El magnífico entramado de relaciones que provoca, cada día, el gobierno de Salto; conduce la mirada hacia el segmento cultural y educativo. La riqueza del conocimiento sigue avizorando una estancia tan amada como arraigada.

Nuestra ciudad es sostén de múltiples servicios universitarios a raíz de una matriz programática que va incorporando nuevas carreras, cursos y especializaciones que robustecen a la Udelar – Cenur/LN.

Una propuesta educativa terciaria para toda la región noroeste y centro del país; y también para nuestros estudiantes del centro de los recursos. Recientes informes estadísticos de la Facultad de Ciencias Sociales revelan que ha crecido considerablemente la cantidad de estudiantes provenientes de distintas localidades de los Municipios salteños.

Ahí surgen sensaciones gratificantes en términos de inclusión y descentralización del acervo cultural en sus diversas corrientes, combinadas con ese disfrutable armado diario de la fortaleza del saber; a cargo de los educandos.

Hoy, vale más despertar que soñar para contribuir a ayudar a nuestra Universidad pública; robusteciendo su infraestructura desbordada que ha determinado la insuficiencia de aulas o salones para impartir las clases.

Nuestro jefe comunal junto a su equipo del Departamento de Cultura de la comuna, se han hecho eco de las dificultades locativas y la revolución de los aprendizajes; demuestra su agradecimiento.

Hace algunos días, se firmó el convenio entre la Intendencia y la Udelar, por el cual la primera pone a disposición de la casa de estudios tres inmuebles para que allí se desarrollen las clases y se cumpla con el programa regular de  distintas materias de la cátedra.

El director de la Udelar sede Salto, Ing. Pancracio Cánepa informaba que el Ateneo Municipal, la Biblioteca Municipal Felisa Lisasola y el inmueble ubicado en intersección de calles J. Delgado y 19 de Abril donde se reúne la Comisión Honoraria del Patrimonio Histórico; estarán de aquí en más a disposición de los estudiantes y docentes.

Una demostración más de un espíritu de sensibilización que la actual administración exterioriza en su comunidad. Una expresión hecha convenio hasta 2020, que enlaza una dificultad de logística que no admite demoras.

Un nuevo apoyo a la educación que no aparejó dudas de ninguna naturaleza. Como antes se efectivizó con el acuerdo con las autoridades del centro de enseñanza técnica de UTU, para que sus estudiantes demuestren sus conocimientos prácticos recurriendo a pasantías laborales en reparticiones de Servicios Públicos.

De igual forma, ésta administración ha despejado el andar para los estudiantes liceales de nuestra ruralidad.

Con la regularización y hasta la habilitación de extensiones de líneas de las empresas de ómnibus privadas que por licitación trasladan a jóvenes hacia y desde los liceos del centro de los recursos.

Pensar en nuestros estudiantes, de la ciudad y de más allá, en los de la región norte del río Negro; es incorporar las esperanzas, sueños, esfuerzos económicos y razón de trabajar diariamente de cada familia; detrás de un proyecto de años de acompañamiento.

Los educandos no llegan solos a sus metas. Lo hacen con padres y hermanos empujando las horas de estudio para ser un poco mejor. Sin creerse mejores. Por todo esto, Salto también viene contribuyendo.

Deja un comentario