El FA como herramienta de desarrollo e inclusión

(Por el Dr. Álvaro Lima, Frente Amplio de Salto)

En el 45 aniversario del Frente Amplio queremos destacar que nuestra fuerza política ha logrado cosas importantes para el país, y que es a partir de las mismas que se seguirá desarrollando el futuro de nuestra población.

Algunos de los éxitos son el Plan Ceibal, las ocho horas para los trabajadores rurales, el avance del Mides, el récord de exportaciones, la apertura de mercados, la inclusión financiera, los Consejos de Salarios, la reducción de la pobreza, el crecimiento del empleo, la electrificación rural, la diversificación de la matriz energética, el crecimiento exponencial del turismo (y vaya si en Salto sabemos de eso) no hacen otra cosa que certificar que los logros del FA, de nuestro querido Frente Amplio, llegaron para quedarse.

Es una ocasión para recordar a los viejos maestros que crearon la fuerza positiva, en tiempos tan adversos como nunca se vieron. Aquellos fundadores, aquellos hombres y mujeres comprometidos con la izquierda nos enseñaron que no se puede vivir del lirismo. Que unidos podríamos cambiar el país y no quedarnos en los discursos. Y estos logros que enumeramos, que son solo una parte, no se hubieran alcanzado sin la unión de las fuerzas de izquierda.

Esa unión debe ser el norte y el fin para más logros, más gobiernos. Porque, ¿qué es el Frente Amplio sino una formidable herramienta de apertura y desarrollo social? Entonces la historia nos exige la unión para seguir siendo esa herramienta noble y democrática que nunca olvida la inclusión.

Miremos ahora a Salto. El Frente Amplio de nuevo al rescate del Departamento luego de la administración anterior. Que dejó una intendencia diezmada, sin nada de nada, sin capacidad de gestión, endeudada por años, que al irse no pagó los sueldos, los aguinaldos, que hacía retenciones judiciales que no volcaba a las madres, que hacía retenciones de cooperativas de ahorro y consumo y no aportaba, que no aportó durante catorce meses a la mutualista local no solo generando una gran deuda que pagaremos, sino poniendo el riesgo la cobertura médica de los trabajadores, jugando con su salud.

Es el Frente Amplio, unido, con la fuerza de sus bases, de sus candidatos, de sus dirigentes, de su gente, que logró cambiar el rumbo y salvar a Salto. ¿Se imaginan lo que hubiera sido de este Departamento si seguía gobernando la coalición que estaba? Porque ahora  nadie los votó y todos se desmarcan, pero solo el FA cinco años marcó una línea sobre el derroche y la locura generalizada.

No perdamos de vista esta noble herramienta democrática que hoy nos permite salvar a Salto, pagar en fecha los sueldos, las retenciones judiciales, recuperar el crédito en Banco de la República de los funcionarios municipales. Hacer concursos para entrar a la Intendencia, dar fecha de caducidad a los contratos para no sobrecargar la estructura municipal.

Unidos, aceptando distintos pensamientos pero en la unidad del fin, de la raíz y de la actitud hemos logrado un nuevo triunfo, recuperar la Intendencia, una Junta Departamental con una bancada fuerte y trabajadora, dos diputadas, tres alcaldes, varios concejales  y el mejor de los horizontes.

No lo olvidemos, esta fuerza es positiva, democrática, inclusiva y que piensa en los más humildes. Nadie, ningún dirigente, ni el intendente, ni el presidente, ni los legisladores nacionales o departamentales puede permitirse con su accionar dañar a la fuerza. Porque ya, sépanlo amigos, esta fuerza política no nos pertenece, es patrimonio del Uruguay por sus indudables logros y avances. ¡Cuidémosla entonces!.

alvaro2

Dejanos Tú Comentario