El irreparable daño de la erosión

20160307_073749Uno puede observar si se quiere con naturalidad, los daños que causa la erosión en las costas del Río Uruguay. Para algunos memoriosos, recordar las playas de Salto Chico con aquellos sauces frondosos que brindaban sombra en playas que eran una invitación natural a concurrir.

Otros podrán recordar aquellos montes y costas de la playa Martín José, donde la convocatoria a paseo natural de familia, era casi como una cita religiosa.

Hoy vemos con preocupación que más allá de lo mucho que se perdió, todavía se sigue perdiendo.

Arboles de importante porte, ubicados en zona portuaria o la propia escollera de piedras, corren riesgo de desaparecer en cualquier momento producto de un daño que nosotros mismos hemos generado a lo largo de tantos años de no haber sabido vivir en comunidad con nuestro propio medio ambiente.

Dejanos Tú Comentario