Quinto Elemento

Tu portal de noticias

Y tuvimos que denunciar nomás, amenazas y aprietes……

Lamentablemente en nuestra carrera como periodistas hemos tenido dos desmentidos que debemos reconocer nos dejaron mal parados.

Una de ellas fue cuando siendo intendente Fonticiella, nos desmintió el monto de los salarios de los cargos de confianza (publicados en el medio en que trabajábamos) que se lo reclamamos durante varios meses lo que al final llegó, a través de la página web de la intendencia, en donde los publicaron y la verdad debo decir que tenía razón, eran superiores a los que habíamos publicado en su momento en el diario en el que trabajábamos.

Ahora nos pasó con la agresión de un periodista de Diario Cambio, el presidente de la junta y su entorno, profesionales y conocidos en algunos casos, que pretendieron apretarnos por la información, dijeron que el jueves a la madrugada el presidente dormía en la casa de un amigo y que no había participado de ningún incidente violento. Debemos decir que es verdad, que nos equivocamos, porque en la medida que investigamos, el hecho sucedió el lunes a la noche, para amanecer al martes, en el lugar que mencionamos y de la forma en que se dio.

También es cierto que en el lugar había seis personas. El propietario, el presidente y dos amigos, y un tercero que invitó al periodista a «tomar una».

El periodista conocía solamente a Pertusatti, que por lo que pudimos averiguar, es asiduo concurrente al bar en cuestión procediendo en consecuencia a jugar a las cartas en forma habitual

Lo del presidente del legislativo es impresentable. Mandó a su cuadrilla a accionar contra nuestra persona con un primer llamado violento y agresivo, que no nos asustó, y un segundo que quiso ser más diplomático, pero que tenía el mismo fin: que la noticia de nuestro portal saliera.

No solamente hicieron eso sino que apretaron además al único testigo que existe en la denuncia del periodista. Una modalidad de actuación que deja muy mal parado a todo el sector político, como cuando siendo intendente Coutinho, una funcionaria de comunicaciones le dijo a una respetada mujer que pensaba distinto: «pasá por Casa de Gobierno que me saco la camisa y te cago a trompadas», por el solo hecho de pensar distinto.

No por tener miedo, denunciamos los teléfonos y las personas que tenemos claramente identificadas, incluso a un psicólogo que trabaja para un ente del gobierno, que se dio el lujo de soslayar impunemente en su cuenta de facebook, el rol del periodismo tratándonos de ratas y otras yerbas.

Ahora deberán dar las explicaciones a la policía y seguramente luego a la justicia, para que siente un precedente de que uno es periodista siempre, no solamente cuando escribimos lindo y que de la familia y su entorno se encargue el presidente de la junta, porque es él quien debe rendir cuentas (literalmente hablando) y explicar que hizo y porque lo hizo.

Una cosa si pedimos, que sea honesto, que vaya con la verdad y si se equivocó, que sea capaz de reconocerlo y mantenerlo, no como cuando fue denunciado por adulterar facturas que a los cinco minutos de salir de una reunión con cinco personas, desmintió públicamente todo lo que había reconocido.

Sepan que no tenemos miedo a las amenazas, mucho menos de quienes no se identifican, pero es nuestra responsabilidad jerarquizar nuestra profesionalidad en la denuncia para que actos de violencia no vuelvan a repetirse nunca más.

Acción no permitida! HostingServicios.com