Me Río…….de Janeiro

En una oportunidad, mi entrañable amigo Sergio, “Milico” o “Negro”, como le decíamos los amigos, estaba parado degustando un rico asado en barra de amigos cuando alguien le dice:
“Viste que se dice que a vos no te gustan las mujeres no?”.

La respuesta no se hizo esperar: “Yo, me Río de Janeiro. Soy demasiado lindo e inteligente para dedicarle tiempo a esos comentarios”.

El tiempo le dio la razón, y es tiempo que comencemos de una buena vez a tomarnos las agresiones, las acusaciones, las ninguneadas mediáticas, las competencias que no existen, las mediciones mentirosas y tantas otras cosas más, en esa misma línea.

Y que provienen siempre de un mismo lugar, alguien que debe tener conmigo cierta y frustrada idolatría, que lo lleva una vez y otra vez a dedicarme espacio.

En familia me dijeron: “vas a contestar de nuevo?”.

Luego de pensarlo un rato, no mucho porque la importancia de ese señor es mucho menor a la altura de la suela de mis zapatos, respondí: “Me Río de Janeiro”.

Y voy a empezar a reirme, seguiremos trabajando de la misma manera, sin mirar para atrás, sin preocuparnos por los costados, porque la realidad es la que sentimos en la calle en cuanto lugar entramos y es lo que nos reconforta. No es sencillo aprender a vivir y convivir con el éxito y el respeto profesional, eso no se compra ni se adquiere, se mama y se modela.

Yo tuve grandes modeladores, grandes maestros, y eso lo que permite decir que no solamente “me Río de Janeiro”, sino que de corazón les deseo que “sigan participando y no decaigan. No puedo hacer más de lo que hice, enseñarles, pretender que trabaje por otros, lamento decir que no”.

Dicho esto, archívese.

Daniel Caiazzo

Dejanos Tú Comentario