Quinto Elemento

Tu portal de noticias

¿Qué hacer en crisis?

(Escribe Dr. Juan Romero). Una forma de iniciar posibles caminos de superación de una crisis en cualquier ámbito de la vida, es primero reconocer el problema sea cual fuere. No se puede tapar el sol con el dedo con relación a la actual coyuntura política de gobierno departamental, se está pasando por un momento de crisis política ante el permanente recambio del gabinete municipal. Cabe señalar que el hecho del recambio no es bueno ni malo, forma parte de la actividad de gobierno pero no es lo esperado cuando se transforma en práctica política para llevar adelante un programa de gobierno. Algunas señalizaciones para reflexionar en conjunto, y que no pretenden ser una verdad absoluta ni final sino en construcción.

1­ entre hacer política gubernamental y electoral.

¿Acaso será parte del problema? a prácticamente un año de asumido el nuevo gobierno municipal, se ha llevado adelante un ir y venir errante en relación a la política de gobierno de acuerdo a lo establecido por el programa del Frente Amplio a nivel municipal. Como integrantes de la fuerza política de gobierno, somos sabedores de los grandes problemas que han tenido que asumir los compañeros/as al abrir la caja de Pandora de la administración multipartidaria encabezada por Germán Coutinho, porque no hay que hacerse los distraídos que no fueron únicamente los colorados los que llevaron al desastre financiero de la Intendencia, coparticiparon la mayoría del Partido Nacional (lo cortés no quita lo valiente, no todos los blancos apoyaron) y el Partido Independiente, con sendos cargos e inclusive realizando demandas laborales al respecto. Entonces, hay que saber desde donde se parte y se arrancó desde ­10, con ayuda del gobierno central, trabajo y ordenamiento de los pasos a seguir se inició la tarea de gobierno municipal, pero los problemas han sido mayores de los esperados y eso la población lo tiene que saber, no es justificación pero ayuda a comprender. Ahora, es cuando se espera el trabajo articulado entre los diferentes ámbitos del gobierno tanto ejecutivo, legislativo y con la fuerza política y es uno de los debes. Ante lo cual, lo que comienza a primar es el esfuerzo individual e individualismo para afuera y adentro, pensando en los titulares de la prensa, los cantos de sirena periodísticos ensalzando a la figura política y no por convicciones ideológicas. Pareciera que se continuará en campaña electoral cuando es el momento de “cerrar” filas hombro con hombro desde donde toque para concretar el proyecto político, pero como toda actividad humana siempre es posible aprender y cambiar.

2­ Aprendiendo de las crisis.

¿Qué nos va dejando? si se reconoce el problema se puede saber donde trabajar para cambiar el hacer, porque sino se cambia el proceder el resultado será el mismo (ya lo había adelantado Einstein). Entonces, habrá que retomar el proyecto político desde el hacer político del Frente Amplio como organización, buscando y creando espacios de trabajo entre el Gobierno, organización política y sociedad. Porque si no hay votos en la Junta habrá que “empujar” desde la calle, y no quiere decir violar la institucionalidad sino generar hechos políticos desde los actores sociales para gobernar de cara a los mismos y no de espaldas entre cabildeos de gallos y medianoche. Aprender que no existen “cracks”, existe equipo y equipo comprometido con el proyecto no con el sueldo de fin mes, aprender que las personas pasan pero la sociedad se mantiene o se transforma dependiendo del accionar colectivo, que lo que se construye para futuras generaciones se lo construye desde el presente y es necesario que participen de su futuro. Aprender que los “ídolos” tienen pies de barro y si quieren quedar para la vitrina de la historia dependerá de cuánto estén dispuestos a desprenderse por el prójimo y actuar en colectivo. Aprender que “usar” la herramienta Frente Amplio es pan para hoy pero hambre para mañana, y ejemplos sobran.

3­ Desafíos.

Si a la crisis se la toma para hacer catarsis y autoflagelarse seguramente no solo se profundice, sino también paralice. Ante lo cual, se vuelve perentorio el accionar político coordinado como fuerza política y de gobierno, establecer espacios políticos de evaluación y priorización de acciones gubernamentales de acuerdo al programa del FA y no olvidarse que quien ha puesto en el gobierno ha sido la gente y que para los frenteamplistas los más necesitados deben ser los más privilegiados.

Acción no permitida! HostingServicios.com