Ochenta por ciento del cuerpo quemado de quien durmió en zorra

Lamentablemente, la vorágine de la información, o la ausencia, nos lleva a olvidarnos de historias de vida que conviven con nosotros permanentemente. En el día a día. En el hora a hora.

Hace unos veinte días, contábamos desde este portal, la historia generada por un hombre de 51 años de edad, que al volver a su casa y por razones que sabrán las puertas adentro, debió dormir en una zorra que le pidió prestado a un vecino en Barrio Progreso.

Trágico por donde se lo mire, acostado, dormido, con un cigarrillo encendido, pensando seguramente que iba a hacer de su vida. Y ese cigarro, lejos de ser el compañero de todo momento, pasó a ser su condena.

La sigue peleando, con un 80% de quemaduras en su cuerpo, generándose, por los datos que obran en poder de este portal, en una lucha diaria, minuto a minuto.

Como que la tragedia para los medios tiene que ver con el primer impacto, olvidándonos, de las consecuencias, del seguimiento. Del entender que nadie en este mundo debe o puede pasar como un verdadero anónimo.

Dejanos Tú Comentario