Quinto Elemento Radio: consolidándose, volviendo a posicionarse, haciendo y disfrutando

quintoHace no mucho tiempo atrás, mencionábamos que una cosa es estar en radio, y otra muy distinta, hacer radio.

El hacer según su significado, construir, cimentar, fortalecer, crear, innovar, reinventarse, ser capaz de interpretar que es lo que busca el oyente.

Y la verdad sea dicha, desde el pasado 1º de febrero, hemos sentido en Quinto Elemento Radio, en la 1410 Radio Turística, ha sido una mañana que llegó para posicionarse, quedarse.

Para ser un vehículo informativo, independiente (no objetivo para evitar las clásicas susceptibilidades), interactivo, participativo y divertido.

Que sea compañía y que sea, además, punto de referencia para informarse.

Hemos constatado, en los últimos meses, que una sencilla y mera excusa de regalar un celular Blu, de última tecnología, premio que nadie da en propuestas radiales, ha determinado un posicionamiento real, valedero, consistente, firme.

Y se sintió este martes. Volver  a escuchar los llamados al aire, uno detrás de otro, libres de decir lo que se les antojara, sin mordazas, recibir cientos y cientos de mensajes (no decimos miles porque sino alguien se va a ofender), realizar el sorteo y ver que quien lo ganó fue una vecina de un barrio alejado del centro, que mandó un único mensaje, fue para nosotros una satisfacción que debemos compartir.

Nos vemos obligados a hacerlo. A agradecer, a la dirección de la radio, a la gerencia, por la libertad de laburo, a quienes confiaron desde su respaldo empresarial que íbamos a ser capaces de posicionarnos en un mundo tan cambiante como es la radio y los medios, y fundamentalmente, especialmente, a una audiencia «cautiva» que nos sigue a donde vayamos. Esto, a creerlo, se siente muy bien. y mucho mejor se siente que en la calle Quinto Elemento pase a ser una marca. Muchas gracias. Hay orden de……. casi se me escapa una frase que no es mía, pero que forma parte de mi sentido práctico de vivir. Retroceder nunca, solo para tomar carrera.

 

 

 

Daniel Caiazzo.

Dejanos Tú Comentario