Muerte en Cristo Redentor: golpe en la cabeza causa de muerte.

Absoluto hermetismo en torno a las causas de la muerte del hombre de 50 años que apareció muerto en zona del Cristo Redentor.

Desde este portal realizamos infinidad de consultas habida cuenta que en la mañana de este sábado se realizaba la autopsia, que podía arrojar o determinar si se trató de homicidio o de “autoeliminación”.

Manejando siempre la segunda posibilidad como posible, merced a algunos antecedentes que el fallecido tenía en esa línea, confirmados extraoficialmente, se pudo establecer que la autopsia no arrojó la contundencia en cuanto a si fue una cosa u otra.

Basándonos en un simple razonamiento si se quiere de investigación, otro de simple lógica, y aspectos que hacen a la escena del crimen encontramos que la causa del fallecimiento, por las consultas realizadas a pesar de varias “desmarcadas” que autoridades de prefectura y policía plantearon, fue un golpe en la cabeza.

Ahora bien. Quien estuvo a cargo de la autopsia no definió tajantemente ninguna de las dos opciones. Puede interpretarse que el envío de muestras de sangre, orina, riñones e hígado, a un laboratorio de Montevideo, obedecen a “cubrirse” ante la eventualidad de una acusación formal a alguien, eliminando la posibilidad de que el fallecido hubiese ingerido alguna sustancia que lo hizo quedar “fuera de sus cabales en las últimas horas” principalmente teniendo en cuenta sus propios antecedentes anteriores.

De igual forma en la investigación se mantiene firme la opción de una herencia que el fallecido no “quería firmar o no estaba dispuesto a hacerlo”.

Surge además un llamativo dato de la escena en donde fue encontrado el cuerpo: no había un vehículo cercano al lugar en donde fue encontrado el cuerpo.

En base a esto es que el caso profundiza el misterio por saber sobre las últimas horas del fallecido.

Tenía una denuncia sobre su desaparición en las últimas 24 horas. El lugar donde fue encontrado su cuerpo, queda distante al menos 10 kilómetros del centro de la ciudad.

No existió vehículo por lo que si la intención era autoliminarse, buscó un lugar bastante alejado de todo y se trasladó por su cuenta, caminando.

También puede interpretarse que el fallecido fue conducido por “alguien al lugar, medió alguna discusión que descencadenó la tragedia final dejando en la escena un elemento contundente que podría entenderse fue utilizado para golpearlo”.

Con más dudas que certezas, el caso pasa a ser sin quererlo, un capítulo apasionante de una novela policíal al estilo de muchos grandes literatas.

Por otro lado, realizando consultas a profesionales, la hora de la muerte puede verse desvirtuada por elementales razones del medio ambiente donde fue encontrado. La humedad, el frío, el viento, pueden establecer un margen de error de la hora de fallecimiento importante, que también podría ser otro factor en la línea de investigación.

Dejanos Tú Comentario