Bochia va por más, desmintió a Lima, al director de auditoría y al Partido Socialista

Quedarse con las primeras líneas de un libro y decir que se leyó, es tan irresponsable como no medir que se desmiente o a quien se desmiente.

Bochia hoy en Radio Arapey jugó con fuego, dijo que no sabía si existiría denuncia contra Cristian Pintos, que la auditoría no había arrojado nada, que había trabajado y mantenía buena relación con Pintos y que los periodistas cambian según el recibo de sueldo. Pobre y muy pobre el desmentido o pretensión de desmentido. ¿Por que sabé que Bochia?.

Esta vez no mintió fiel a su costumbre mediática por hacerlo como deporte, sino que en la pretensión de desmentir un medio cayó en un error irreparable, del que no se vuelve.

Desmintió al Partido Socialista que analiza la suspensión de Cristian Pintos, denunció al director de auditoría que mucho trabajó en base a un alerta de una integrante del equipo de hacienda y desmintió, sin quererlo o si, al mismísimo intendente.

Desmintió a Lima que fue quien pidió la reunión a la secretaria política departamental, Alba Cocco, y a la nacional, Mónica Xavier, a quien le presentó documentos junto a Alejandro Bermúdez de pruebas que muestran “abuso innominado de funciones” (delito), desmintió a Bermúdez que se encargó del trabajo de investigación a partir de una preocupación de una “contadora” del equipo de hacienda y desmintió una investigación interna de un partido al que no pertenece.

Usted Bochia pasó a jugar en una cancha con barro para los que no tiene zapatos con tapones, no sabe donde pararse, pero si supo hasta ahora disfrutar las mieles del exitismo y los flashes que marean.

El silencio de la complicidad no corre con nosotros Bochia, y nunca lo hizo, ni con recibo de sueldo ni sin recibo de sueldo (usted lo sabe) que para usted debería ser un detalle con lo que mensualmente recibe de salario, viáticos y beneficios. Eso si, y se lo digo personalmente, cuando esos beneficios se terminen deberá dar cuenta de todo y ahí si esperaré el desmentido o la mentira artera de quien nunca tuvo la capacidad de gestionar y accionar políticamente de un cargo al que cayó desde un paracaídas.

Eso si, si hoy no se denuncia y se deja correr y mañana se investiga, el rol cambia sustantivamente porque puede pasar a integrar una “asociación ilícita” partiendo de la base que hablamos de un delito que hasta hoy no se denunció.

Daniel Caiazzo

Dejanos Tú Comentario