“En Salto hay que terminar con la cultura del asentamiento”, dijo Blardoni

En la mañana de este viernes nos visitó el constructor Francisco Blardoni, candidato a intendente por la Lista 71 del Partido Nacional quien hizo referencia a su propuesta de 1.200 viviendas para terminar con los asentamientos en Salto.

“Sabíamos que iba a generar repercusiones”, dijo Blardoni, “y todo pasa porque nosotros como campaña hemos tomado como estrategia proponer, decir como se va a hacer y sin críticas. Lo que está hecho está hecho y nosotros planteamos como llevarlo adelante. Si miramos las arcas municipales evidentemente no hay plata pero si desde el gobierno nacional y CTM, con financiación del exterior y una cartera de tierras de la intendencia. Se trata de una vivienda básica evolutiva para que finalmente sea una vivienda decorosa”.

En cuando a si esa cantidad de viviendas terminan realmente con los asentamientos, Blardoni dijo que “en Salto hay una cultura del asentamiento. Falla el contralor, lugares que eran plazas y hoy están tapados de construcciones precarias. La intendencia debe impedir que se ocupen esos lugares, más cuando son inundables y que esos lugares queden para explotación de espacios públicos”.

La construcción de dichas viviendas es con un costo económico bajo, “una platea de hormigón, un tabique de ladrillo que permite habilitar la vivienda, dejar el enganche previsto para posteriormente permitir el crecimiento de la vivienda. Las construcciones de madera tiene un excesivo mantenimiento a futuro. La gente entiende que es posible porque este tipo de construcciones ya tiene en MEVIR, por ejemplo, a cuadrillas de mujeres trabajando. Esto forma parte de un programa de gobierno en caso que seamos intendente de Salto. Este proyecto es del gobierno de Lacalle Herrera con otro tipo de materiales y la idea es que no existan grandes extensiones de viviendas para evitar los guetos y que los grupos habitacionales sean con pocas viviendas en distintos lugares. Los costos actualizados de una vivienda de estas características es de 22.000 dólares y tenemos pensado que quienes no puedan contribuir con una cuota lo hagan con trabajo pensando en ofrecerle la oportunidad de construcción a empresas chicas que puedan potenciarse a través de este proyecto”.

La construcción inicial sería un dormitorio, baño y cocina comedor en espacio amplio, “para posteriormente poder ir agregando hasta dos dormitorios”.

Blardoni reconoció que deberá hacerse un seguimiento caso a caso por intermedio de asistentes sociales para evitar que se caiga en lo de siempre, “alguien recibe una vivienda, la vende y vuelve a ocupar terrenos en forma ilegal. Todo se trata de gestión y a eso apuntamos porque de mi experiencia como empresario no imaginamos otra forma de trabajar que sea la planificación, ejecución y control de todo lo que hagamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *