Trabajadores municipales prisioneros de la política

Durante la administración Coutinho se dieron una serie de ingresos directos en diferentes áreas que al final de su período y comienzo del actual, derivaron en la decisión de cesar a más de 250 trabajadores dejando otro tanto en la duda de continuar su carrera como funcionarios.
Hasta el 2018 tuvo tiempo el actual intendente de resolver la situación y a pesar de haberse dicho en la presidencia de Gómez al frente de ADEOMS que se había avanzado en la negociación de presupuestarlos, queda al día de hoy como otra gran mentira.
Mentira que también se vio formalizada en una asamblea realizada en la jornada del lunes entre los trabajadores y el sindicato que tuvo más de intenciones pugilísticas que otra cosa para arribar a la conclusión de nombrar cuatro delegados para reunirse con el intendente: nada más al santo botón.
No se trata de ser fatalistas pero esos más de 200 trabajadores quedaron rehenes del sistema político ya que el actual intendente nada va a hacer porque no ha manifestado interés alguno de hacerlo y ahora no puede por ser año electoral y tira el problema a la futura administración.
Lo peor de todo es que conociendo la inestabilidad del actual administrador departamental, un soplo de mal humor los puede dejar en la calle como aquellos 250 y pico que nada pudieron reclamar aunque se adoptaron diversos mecanismos para hacerlo.
Otra más del Mundo Lima, que jugó con la incredulidad de los trabajadores, usó el sindicato y éste se uso del tema para réditos electorales sindicalistas y ahora desaparecen de un problema que pretenden no les salpique.

Dejanos Tú Comentario