El impulso necesario y la alegría compartida

Martínez – Villar en Salto
 
El día de ayer fue un  día muy movido para los frenteamplistas de Salto que, desde muy temprano a la mañana, comenzaron a llegar  hasta Círculo Sportivo a ambientar el espacio para recibir a la fórmula presidencial  de su Partido. Es que Daniel Matínez y Graciela Villar vendrían a acompañar el banderOlazo que ocurriría, a la tarde y con anterioridad al acto que, por razones climáticas se hubo de realizar bajo techo.
Entre los sectores que desplegaron sus pancartas y pasacalles, se contaban los integrantes del equipo de la lista 808 que lleva a la diputación de Soledad Marazzano, quienes próximos al mediodía,  tenían ya colocado en un espacio por demás visible, la cartelería con la figura de su candidata.
Todos, luego en Plaza Artigas concentrados, esperaban el momento de desplegar la enorme bandera de Otorgués que recorre el país junto a la fórmula presidencial. Un chaparrón inoportuno, decidió el cambio: no a la bandera viajera pero si a la salteña, “la nuestra” decían todos y con ella bajaron calle Uruguay al ritmo de la canción del Frente Amplio en esta campaña electoral y mientras el “subite a la ola esperanza, vamos a hacerlo mejor” ganaba la zona céntrica, se unieron a los frenteamplistas Martínez y Villar que llegaban en ese momento a la ciudad.
Y así bajaron todos, cantando, saludando pero lamentando, a la vez, que el clima no hubiese permitido a muchos frenteamplistas acompañar el evento.
En Círculo, la fiesta explotó para quienes aguardaban el arribo del contingente de frenteamplistas que subían desde Plaza Treinta y Tres Orientales, banderas al hombro y sonrisas permanentes por las dos calles principales con destino al lugar donde rato después, Martínez y Villar arengaron a los participantes a dar un último impulso a la campaña electoral.
Repetir lo dicho hasta el cansancio dio lugar a la alegría y al convencimiento de saber que el triunfo del Frente Amplio está a días de concretarse. Y Círculo fue una Fiesta.
Más tarde, cuando ya todo había culminado pero aún resonaban los cánticos y la algarabía, Soledad Marazzano manifestaba a quienes se acercaban a saludarla: “Después de hoy, no podemos perder el impulso. Fue una fiesta hermosa, cargada de fuerza y esperanza frenteamplista”

Dejanos Tú Comentario