Sobre el escenario político como dijera un amigo……que divino!!!

Gracias a la vida, que me ha dado tanto, me ha dado la risa y me ha dado el llanto……cantaba en exhuberante expresión artística la «Negra Mercedes».

Hoy todos preguntan, superando la llegada de Forlán a Peñarol o el retorno de Munúa a Nacional, quien gana en Salto las departamentales?.

Y todos se aferran al exitismo que en algunos casos cae por su propio peso a pesar de la lucha sin cuartel de mostrar que pase se logra pero que no tienen sustentación alguna.

Los frentistas hablan con especial énfasis que se polarizó la lucha con Coutinho, quizás manejando aquello de que hay que pelear con el conocido al que se ganó sin visualizar otras cuestiones.

Coutinho habla de haber ganado por el solo hecho de estar compitiendo de nuevo y con una estructura temible, aceitada, funcionando como reloj. Sabiendo que hoy es el rival a vencer.

Los blancos, y ahí entramos a afinar el lapiz, vienen rompiendo barreras y ganando espacios.

Pregunta que debería hacerse el común denominador de la gente, o más bien preguntas: el Frente sin respaldo nacional y con el emperador sin respaldo de gestión que tiene para ofrecer?. Las dos candidaturas captan los frentistas tradicionales o Unidad Popular comienza a tallar con una candidatura por primera vez visible?.

El Partido Colorado con dos candidaturas en acción, Coutinho y la experiencia, y Leal que ha mostrado que con alfileres se logra aceptación. Y esto lo decimos porque la tercera no tiene muchas ganas de jugar.

Y por último, el Partido Nacional con dos candidaturas sólidas, de gestión, una pública y la otra privada. Con líneas de trabajo definidas y con un plus que no es menor…..el gobierno nacional.

Por eso cuesta entender la necesidad de los dirigentes frentistas en gritar a cuatro vientos el eterno nombre prohibido: Coutinho, sin dejar de reconocer que en esta historia quedan fuera de concurso.

En lo personal el emperador salió de competencia y no tiene como cuando ganó quien arrime bochas. Está más solo que el uno y con su suplente en la intendencia que ya empezó a marcar distancias.

No existe polarización real o verdadera y en todo caso habría que verla en los dos partidos tradicionales y en esta incursión de izquierda dura que Unidad Popular plantea que no hace más que captar adeptos en los desencantados de una izquierda virtual en Salto.

Hay que saber leer entre líneas, las polarizaciones las manejan los votantes, no los discursos. No pasa por elegir rival. Pasa por convencer y ser creíble y en este escenario el único que queda afuera es el ex emperador que pretendió hacer su mundo y hoy vive en una nube.

Daniel Caiazzo

Dejanos Tú Comentario