Quemando mentiras…a Lima. ANCAP cerró canilla pero anunció en diciembre!!

Estábamos esperando con ansiedad la movida del peón o el alfil para ver que jaque buscaba nuestro inefable «cantautor y constructor de su mundo», Lima.

Una vez más y en complicidad a gentilezas de colegas sale a decir que ANCAP cierra la canilla de crédito a la intendencia de Salto por cuestiones políticas e inhumanas. Que ahora habrá que comprar en estaciones de Salto el combustible, en barracas el portland, el aceite, y que las negociaciones de su peón, Noboa, no prosperaron.

Vergüenza da leer y seguramente escuchar en los medios en los que ha pagado su opinión que no diga toda la verdad. En diciembre del año anterior fue avisado por un ANCAP frenteamplista que regularizara deuda. Recuerden la merma de materiales desde esa fecha y la cantidad de errores cometidos desde ahí a la fecha. Hoy tiran tierra negra porque no hay más que para eso.

Es más, Noboa peón de Lima debería contar que un dirigente político vino a avisarle que podía pasar y que negociarara. Explota la bombita.

Tampoco me como la pastilla de gentilezas con el «Mundo Lima», es plata y solo plata para tener opinión. Más que opinión mentiras.

Un director de comunicaciones que filtra información a un solo medio, ausencia de decisiones políticas acordes a la emergencia, negación de un gasto desproporcionado que deja las cajas chicas y grandes en cero.

Y lo peor, mi memoria me quema la cabeza siempre. Un programa de Radio Arapey, conducido hace unos años por Silva, «Chito», es estrategia de campaña de Chiriff y otro deli llamado a periodista que dicen….»Quemando mentiras»?.

La verdad es que si hoy no estuviera haciendo periodismo y si militancia periodística, enfrentar esta estrategia de la mentira y la fantasía sería, casi casi, un chiste malo que ni las mejores cosquillas me harían reír. Impresentable. Jueguen en serio, o por lo menos jueguen, o por lo menos no jueguen, sean honestos todos. Armame una Quemando Mentiras III…..te canta el Chacho, palabra que le pongo música.

Daniel Caiazzo

Dejanos Tú Comentario