Ernesto Talvi, por Facundo Esteche, Mov. Naranja Ciudadanos

Creo que los días van pasando y laudando el asunto, quedando poco para decir, pero creo también necesario escribir al respecto. Con más razón todavía cuando tanto milité y promoví a Ernesto, así como también apoyé el proyecto de Ciudadanos y pude llegar a influir en algún que otro voto.

Más allá de la desazón o decepción que uno puede sentir y las críticas que uno puede tener, creo qué hay varias cosas (sin ser razón para justificar su salida ni la forma de la misma) para valorar sobre la influencia y el “pequeño legado” o »marca» que Talvi dejó en la política uruguaya. Estoy seguro que no soy el único joven que se acercó un poco más a la política gracias a él y comenzó a verla de una forma más sana e incluso amigable. Y lo sé porque con solo ver los nombres en las listas de Ciudadanos de todo el país, la cantidad de agrupaciones, así como también la repercusión que sus ideas han tenido, es notorio el cambio tanto en materia de juventud como de renovación política. Llegando a tener la mayor intención de voto entre la juventud de cara a la primera vuelta de las elecciones nacionales pasadas.
Tanto Ciudadanos como Ernesto comenzaron a generar un recambio que aún sin Talvi en la política activa, sigue en pie y funcionando y va a dar que hablar en un futuro que precisamente es hoy. Un recambio que es positivo y que se complementa con los que ya hace un tiempo están. Que Ernesto haya sido uno de los precursores principales de una nueva forma de hacer y percibir a la política no quiere decir que sea el único que la puede llevar a cabo. Puedo asegurar qué hay una generación importante de jóvenes que con responsabilidad están comenzando a entender la política de una forma distinta y honesta, y lo digo sin pecar de inocente.

Ernesto fue y es un representante de muchísimos ideales que en su momento bien los representó. »Sigan a las ideas, no a las personas». De eso se trata y creo que aplica para varios ámbitos de la vida.

Dejanos Tú Comentario