Infectologo Medina, «El escenario de los brotes, es necesario»

Parece que hay una ilusión óptica de que la vacuna está por salir y que la humanidad va a quedar protegida. Ese no es un escenario tan previsible en el tiempo», dice el director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas Julio Medina y baja a tierra la idea de cuál es la situación actual con respecto al coronavirus, en Uruguay y el mundo. El colaborador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y miembro del Comité de Expertos Científicos en Gestión de la Crisis del Ministerio de Salud Pública (MSP) señala que estamos «en una carrera muy larga» y es importante, pero a su vez difícil, «sostener por un largo tiempo la situación sanitaria actual del Uruguay».

En diálogo con Montevideo Portal, el infectólogo explicó por qué es favorable tener una situación de brotes, la alerta permanente que hay que tener en las fronteras y su postura sobre la llegada de las vacunas.

¿Hay que acostumbrarse a que seguirán ocurriendo brotes en distintas partes del país?

Mi canción, mi escenario

Foto: Javier Noceti/

Infectólogo Medina: “El escenario de los brotes es el mejor escenario que podemos tener”

Entrevistado por Montevideo Portal, el integrante del GACH dijo que “debemos cambiar nuestra forma de vivir por un tiempo prolongado”.

 Infectólogo Medina: “El escenario de los brotes es el mejor escenario que podemos tener”

Publicidad

Por Santiago Magni
Santimagni93

«Parece que hay una ilusión óptica de que la vacuna está por salir y que la humanidad va a quedar protegida. Ese no es un escenario tan previsible en el tiempo», dice el director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas Julio Medina y baja a tierra la idea de cuál es la situación actual con respecto al coronavirus, en Uruguay y el mundo. El colaborador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y miembro del Comité de Expertos Científicos en Gestión de la Crisis del Ministerio de Salud Pública (MSP) señala que estamos «en una carrera muy larga» y es importante, pero a su vez difícil, «sostener por un largo tiempo la situación sanitaria actual del Uruguay».

En diálogo con Montevideo Portal, el infectólogo explicó por qué es favorable tener una situación de brotes, la alerta permanente que hay que tener en las fronteras y su postura sobre la llegada de las vacunas.

¿Hay que acostumbrarse a que seguirán ocurriendo brotes en distintas partes del país?
PUBLICIDADAds by Teads

Que la mayor parte de los casos en nuestro país estén siendo explicados por brotes que se han ido controlando, no solo los seis grandes brotes que hemos tenido, sino también los intrafamiliares, es un escenario muy favorable para Uruguay. Eso quiere decir que no tenemos una transmisión comunitaria intensa y que se nos estén escapando los casos. Dentro de un escenario adverso es el mejor escenario que podemos tener. El escenario de no tener casos no es viable, ya sabemos que es así. Solo Groenlandia en el mundo no tiene casos en este momento de la pandemia. Es el mejor escenario al que podemos aspirar y es por un esfuerzo logístico y humano muy grande. Una de las grandes preocupaciones es la sostenibilidad a lo largo del tiempo de esta situación por ese desgaste humano y logístico que en el futuro inmediato se ve como desafiante todavía. No es un escenario que vaya a cambiar este año y es probable que cambie muy poco el año que viene. No estamos en esta situación por casualidad o por tener suerte. Estamos en esta situación porque hay mucha gente que ha trabajado muchísimo y la población ha hecho su esfuerzo enorme.

¿Cuál es la mayor preocupación hoy? ¿Perder el hilo epidemiológico de los casos?

Dentro de la preocupación el primer paso es que seamos rehenes de nuestro propio «éxito». Cuando uno es «exitoso» relativamente o de forma temporal, ve que el país se mueve, los casos no son tantos, los fallecidos no son tantos hablando porcentualmente, eso puede determinar cambios en la cultura humana de mayor interacción, la pérdida del nexo epidemiológico y que la transmisión comunitaria empiece a ser más intensa. Tal vez es en lo que hay que trabajar bastante, pero no para los próximos tres meses, o seis meses. Es algo a trabajar muy probablemente para todo el año que viene también

Dejanos Tú Comentario