«Patas cortas» , por Pablo Bonet( lista 180)Partido Nacional



Desde hace muchos años que estoy metido en el tema de la política, tanto desde los partidario como desde lo periodístico.
Eh vivido muchas campañas electorales o como son ahora, extensos procesos electorales. En todas se han utilizado algunas artimañas para arrimar más agua a un determinado molino, pero nunca había sido testigo presencial de un proceso electoral tan lleno de falsas noticias y mentiras. Actitudes y métodos nunca antes utilizados con tanta cizaña y falta de ética.
Desde la contratación de asesores internacionales en “campañas sucias” por parte de un pre-candidato a la Presidencia del partido al que pertenezco, pasando por la constante difusión de falsedades por parte de militantes del Frente Amplio durante las elecciones nacionales relacionadas todas a lo que pasaría si ganara el Partido Nacional y concluyendo con la actitud asumida por parte de un candidato a la Intendencia del Partido Colorado en Salto y su grupo político, fomentando de forma desmedida y absurda la idea de triunfo cuando ya se sabía muy bien que no iba a suceder.
Todas estas actitudes apuntaron a lograr objetivos que finalmente no se concretaron, especialmente los dos primeros ejemplos. Ni el pre candidato alcanzó a imponerse en la interna partidaria, ni el FA evitó el triunfo de la coalición multicolor, ni….bueno , no sé el último caso. Este si quizás logró lo que quería…veremos.
Lo cierto es que, como expresa ese viejo dicho, “La Mentira tiene Patas Cortas” y quienes basaron su estrategia electoral en la misma, en su mayoría, no pudieran ganarle a la verdad.
Pero señalé más arriba que no estaba seguro si en el caso del ejemplo en Salto, el objetivo se había cumplido o no, pero que la mentira estuvo presente, eso sí que no tengo dudas.
Meses antes del 27 de Setiembre, las encuestas de varias empresas nacionales señalaron claramente que las elecciones en Salto se definían entre el Partido Nacional y el Frente Amplio. Esto no solo fue negado por los operadores políticos de ese sector colorado, sino que iniciaron una campaña de desprestigio y dudas sobre las empresas y la veracidad de los resultados. Hasta, por arte de magia, surgió, de no se sabe dónde, una empresa encuestadora falsa denominada (MBC) que precisamente daba un resultado muy diferente al que las encuestadoras serias y con trayectoria señalaban. En base a esta farsa es que se cimentó la campaña electoral de un sector político que provocó que muchos de sus seguidores, ante la posibilidad de ganar las elecciones (falsa realidad) no dudaran en votarlos. Las semanas pasaron y llegaron a ser seis (6) las encuestas que indicaban una polarización entre blancos (coalición) y frenteamplistas, pero este sector político y especialmente su líder optaron por seguir el camino del falso triunfalismo.
¿Qué lo motivó a tener esa actitud? ¿Qué objetivo perseguía al momento de no reconocer la realidad y actuar en consecuencia de cara a evitar que el peor Intendente de la historia de Salto volviera a ganar? ¿Qué hay detrás de su acción?
Las elecciones del 27 de Setiembre dejaron en claro algunas cosas. Primero, que las encuestas nacionales decían la verdad. Segundo, que la falsa encuesta que se manejó en medios de comunicación, redes sociales y discursos, fue solo el sustento de una operación política mentirosa que el único resultado que tuvo fue que el ex intendente, el peor de todos los tiempos en Salto, fuera reelecto.
O quizás, y ahí está mi gran duda, ¿No habría detrás de esta campaña orquestada en base a una gran mentira y un injusto engaño a sus votantes, el objetivo de evitar que el Partido Nacional ganara las elecciones? Si así fuese, en este caso, la mentira si logró su objetivo. Pero como expresa el dicho, tarde o temprano se le verán sus patas cortas.

Dejanos Tú Comentario