«Sí, en usted recae la culpa», Pablo Bonet lista 180 Partido Nacional


Pablo Bonet, Lista 180 Partido Nacional
Días atrás, en un matutino de nuestra ciudad, se le realizó una entrevista al edil Carlos Silva de nuestro partido. En la misma, Silva expresa que Germán Coutinho, “le sacó la alegría y la esperanza a los salteños de cambiar al FA” del gobierno departamental.
Posteriormente, en su cuenta de Twitter, el ex intendente y actual Senador ensayó una respuesta, que más que eso fue otra perla más de su triste accionar político. En un bajo nivel conceptual y una peor redacción quiere “sacar la pata del lazo”, cuando la realidad de los hechos previos a las elecciones y los que se van conociendo luego de las mismas, dejan en claro lo contrario.
Si Senador, en usted y su accionar, recae gran parte de la culpa de que hoy vuelva a gobernar el peor intendente que tuvo Salto en su historia.
Si usted hubiera actuado con la misma honestidad política que actuamos los dirigentes blancos en las municipales de 2010 y 2015 hoy la historia hubiera sido otra.
Tanto en la elección que salió Intendente 2010, como en la que perdió su reelección 2015, sabiendo que la situación electoral del Partido Nacional era muy difícil, no caímos en la bajeza y la deshonestidad de crear falsos relatos o basarnos en encuestas inventadas para evitar la polarización. Le recuerdo que en el año 2009 los blancos obtuvimos en las elecciones nacionales 23.344 votos y en las municipales del 2010, 10.401. Fueron casi 13 mil votantes blancos que optaron por darle la mayoría a su partido para que evitar la reelección de Fonticiella. El objetivo se logró aunque los blancos obtuvimos una bancada de 3 ediles, nunca antes visto en Salto. Pasaron los cinco años de su gobierno y la realidad se acentuó. Más blancos decidieron mudar su voto de Octubre del 2014 a Mayo del 2015 para permitir su reelección. Pasamos de 19.659 votos en Octubre a 5.689 votos en Mayo. 14 mil votantes del Partido Nacional lo acompañaron y tuvimos que asumir como dirigentes que teníamos la peor votación de la historia en Salto. Pero en esta ocasión, la realidad fue diferente, luego de cinco años de haber gobernado Salto, ni con 38.755 votos logró su reelección. Por más que haya sido una gran votación, el pueblo de Salto le dijo NO. Primera señal.
Y todo esto sucedió sin la necesidad de crear una coalición. Gran parte del pueblo salteño no necesitó de una ingeniería electoral para volcar sus votos a quien, en la previa, era quien podía ganar.
No hubo ningún acuerdo dirigencial previo, ni estrategias planificadas. Lo que si hubo, fue lo que en esta pasadas elecciones municipales faltó de su parte, sinceramiento y honestidad política.
Cuando en el año 1999, Jorge Batlle logra la Presidencia de la República en el balotaje de Noviembre, en las elecciones de Mayo del 2000, siendo candidato a la Intendencia el contador Eduardo Minutti, ningún blanco salió a pedir la “devolución de favores” y que votaran a nuestro partido. Hoy parece que el haber triunfado en Noviembre de 2019 bajo la misma estrategia de acuerdo y entendimiento electoral nacional implicaba la existencia de esa “devolución de favores” a nivel local.
No, así no es la realidad. Lo que si debe existir en política es honestidad. Cuando los hechos demuestran que hay un partido que va tercero y el objetivo es evitar la reelección del oficialismo, hay dos caminos, reconocer la situación y actuar en consecuencia (como lo hicimos los blancos en dos oportunidades) o utilizar artimañas engañosas para confundir al electorado y pintarles una falsa realidad (que fue lo que sucedió). En resumen… Si no gano yo, que tampoco gane el otro…y que Salto se “embrome con J” como decían nuestros abuelos. Así actuó usted Senador y en usted recae gran parte de la culpa de que Salto se haya “embromado con… Lima”.

Dejanos Tú Comentario