Salto Fútbol Club: humo

Hace rato no pensaba y razonaba como periodista deportivo. Así comencé, con grandes maestros. Lo apliqué en cada una de las empresas en las que me embarqué y existió un sueño único que fue el Salto Fútbol Club. Equipo profesional pensado de una manera y armado de otra con una trilogía que nunca se va a volver a dar: Galliazzi, Castagnaro y Nieto. El primero financiando, los segundos mostrando la brillantez estratégica para terminar a pocos puntos de un ascenso que hubiese sido histórico. Hoy vuelven a hablar del proyecto y en las fotos y la manija aparece quien no resuelve si es entrenador, periodista deportivo o periodista político. El mismo yeta que piensa o sueña es capaz de cambiar el rumbo de la historia vendiendo humo, difamando, injuriando, ensuciando, y tratando de ponerse una percha que le queda enorme. Desde mis orígenes, de los que no reniego, no puedo terminar de entender como pasó que el que murió defendiendo que un candidato a intendente tenía chances, le sacó lo que nadie, hoy vende el retorno de Salto Fútbol Club. Eso si, cambia las figuritas pero sigue vendiendo el mismo humo que se va apagando. Pensar que uno es dueño del destino de todos es casi lo mismo que agarrarse a piñas en calle Uruguay porque el contrario usa la misma camisa rosada. Por eso siempre voy por los colores oscuros, siempre!

Dejanos Tú Comentario