«Laicidad», Prof. y Edil Jonnathan Aramburu

                                                                                                             Salto, jueves 04 de marzo de 2021

Sr. Presidente Mario Furtado:

De mi mayor consideración:

En cumplimiento del artículo 77 literal L), en su remisión al artículo 22 del Reglamento Interno de la Junta Departamental de Salto, Decreto N° 6376/08, me dirijo a usted a los efectos de realizar la siguiente exposición escrita: 

Haciendo uso de este espacio, en esta oportunidad, me quiero referir a una situación, que a mi entender no es aislada y que, ante trascendidos de prensa nacional ha adquirido mayor notoriedad. 

Me refiero a hechos efectuados por un grupo de docentes del departamento de San José, integrantes de la Federación Nacional de Profesores de Secundaria (Fenapes) donde se los ve involucrados en hechos de notoria vulnerabilidad de la laicidad en un centro educativo en rechazo a una reforma constitucional impulsada por el actual Ministro del interior; campaña “Vivir sin Miedo».

El hecho en sí y a instancia de la ex directora del Liceo número 1 de dicho departamento en abrir nuevamente el caso archivado, involucra a un grupo de docentes en una campaña de fotografías en contra de la reforma de seguridad mencionada.

Son muchos los temas que deberán ser elucidados a instancia de la investigación administrativa en curso sobre este suceso.

Lo cierto es y como mencionaba al inicio, no es un hecho aislado y constantemente se ven situaciones en donde se vulnera la laicidad justificándola como derecho gremial. Cito ejemplos: esta campaña de “Vivir sin Miedo»; el uso de tapabocas en instituciones educativas con leyendas en contra de la ley 19.889 (Ley de Urgente Consideración); el uso de grafitis en instituciones educativas, la parcialidad o sesgo que algunos docentes le ponen al momento de trabajar temas referidos a género, entre otros. 

Como profesional de la educación que soy, entiendo la laicidad como la defensa del pluralismo ideológico en pie de igualdad, no se trata de no hablar de los temas sino de no partidizarlos o sesgarlos.

En ese entender docente, reivindico y respaldo profundamente el accionar ético de docentes y en el caso puntual del inicio, el accionar de la ex directora del Liceo número 1 del departamento de San José en reabrir la causa entendiendo que hay una flagrante falta a la actuación docente. 

Nuevamente insisto, este no es un hecho aislado pero entiendo que en un Estado de Derecho todos los que tenemos responsabilidades directas con estudiantes, tenemos que ser consecuentes en nuestro accionar y respetar y hacer cumplir la Constitución que es clara en su artículo 58 que expresa lo siguiente: “ Los funcionarios están al servicio de la Nación y no de una fracción política. En los lugares y las horas de trabajo, queda prohibida toda actividad ajena a la función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie», la institucionalidad, la ley general de educación, ley N° 18.437 que en su capítulo referido a los Principios de la Educación Pública Estatal, en su artículo  17 expresa lo siguiente: “ (De la Laicidad). El principio de laicidad asegurará el tratamiento integral y crítico de todos los temas en el ámbito de la educación pública,  mediante el libre acceso a las fuentes de información y conocimiento que posibilite una toma de posición consciente de quien se educa. Se garantizará la pluralidad de opiniones y la confrontación racional y democrática de saberes y creencias», además de lo que establece el estatuto del funcionario docente referido a Derechos y deberes específicos del funcionario docente              en su Capítulo II literal e) cuando expresa que el docente deberá “abstenerse de hacer proselitismo de cualquier especie en el ejercicio de sus funciones o en ocasión de las mismas, ni permitir que los bienes o el nombre del Ente sean usados con tales fines. La violación de este inciso será preceptiva causal de destitución.” Considero que este marco normativo es principio rector de nuestra actuación. 

Reivindico la labor docente como una labor ética, de entrega y compromiso, mismo compromiso que hemos visto durante el 2020 en plena emergencia sanitaria donde docentes, funcionarios y directivos en general nos tuvimos que adaptar, jerarquizando contenidos para poder así llevar un vínculo pedagógico y social de contención con nuestros estudiantes. También reivindico la libertad de expresión que tienen que tener en sus reclamos los gremios como pilares fundamentales en el control, generador de opiniones y reivindicador de derechos, pero, la libertad de expresión tiene límites y ese límite es el interés general, apegados a ese estado de derecho.

Solicito que mis palabras sean enviadas a todos los medios de prensa escritos, orales y digitales de nuestro departamento, a la Comisión de Educación y Cultura del Parlamento Nacional así como también a las autoridades del Consejo Directivo Central. 

Jonnathan Aramburo 

Edil del Partido Nacional 

Dejanos Tú Comentario

Acción no permitida! HostingServicios.com