EL DEVENIR DE LA OBSECUENCIA

Desde setiembre del 2020 cuando tomamos dimensión de la tarea que nos esperaba a lo largo de 5 años, luego de las elecciones departamentales, siempre hemos tratado de estar a la altura de las circunstancias y cumplir un mínimo de expectativas de los colegas curules. Asimismo hemos tratado de devolver la confianza de la ciudadanía que allí nos situó, con seriedad, responsabilidad, objetividad y lealtad a los más sagrados principios del sistema republicano de gobierno.

Lo que sucedió en la pasa 4º Sesión Extraordinaria del Pasado viernes 16 de Abril del corriente 2021 fue un atropello a los que considero, modestamente, los más elementales principios que deben guiarnos en la función de ese honorable recinto legislativo.

La Junta Departamental, como espacio de discusión y debate debe enaltecerse, mínimamente, con la nota de la independencia de cualquier otro órgano departamental, pero, lamentablemente, en oportunidad de la sesión allí realizada confirmamos que los próximos años verán como característica ausente de ese recinto la independencia, siendo la misma rehén de los caprichos del peor gobernante que ha visto  el departamento en los últimos años, algo de por sí humillante y turbador.

Hago mías, en esta oportunidad, las palabras del compañero curul Fernández, cuando catalogó a los ediles del Frente Amplio de obsecuentes, ¡vaya  adjetivo!, no puede ser más oportuno el calificativo elegido para catalogar la actitud de la Bancada del Frente Amplio ante los graves hechos denunciados.

Pero sin quedarnos en lo antedicho, nobleza obliga, debemos ilustrar los hechos que dan lugar a las calificaciones usadas por quien escribe estas palabras y que desencadenaron el repudio de gran parte población salteña (los 15 ediles que estábamos  a favor representamos nada más y nada menos que casi el 60% de los Salteños).

El tema que nos ocupaba, era nada más y nada menos, la solicitud por parte del compañero Constenla y quién escribe, de la creación de una Comisión Pre Investigadora al amparo del artículo 108 del reglamento interno y del artículo 286 de la Constitución de la República, para que, previa articulación de las denuncias de los peticionantes, evaluara si la misma eran de entidad, seriedad, así como oportunidad y procedencia que diera lugar a la creación por parte del plenario de la Junta de una Comisión Investigadora. 

El asunto en cuestión, era nada más y nada menos, denuncias de Salteños Solidarios, encargados de Ollas Populares y Solidarias del departamento, del inmoral accionar de integrantes del gobierno municipal, que en un aparente mal manejo de los insumos  que se entregan a las ollas populares de Salto exigirían a los mismos, como condición para recibir los alimentos, que éstos militaran para la línea política del Intendente, y como no lo hicieron se los negaron de manera flagrante ¡triste!.

Estudiado profundamente el asunto con el compañero Constenla y usando los mecanismos de control que nos otorga la Constitución y la reglamentación vigente solicitamos la creación de la Pre Investigadora y de la Investigadora, para que se investiguen los hechos denunciados, en el ámbito y competencia del Legislativo departamental.

Si bien, para sorpresa de quienes llevamos adelante éste mecanismo de control, que la Bancada del Frente Amplio intentó rebatir con argumentos cuasi hollywoodenses, ello no fue obstáculo para que el debate  fuera el gran protagonista de la sesión, por casi cuatro horas se trabaron en lucha por un lado la seriedad, la responsabilidad y la objetivad y por el otro la obsecuencia a un gobierno departamental por demás ausente de sus más elementales obligaciones.

Asimismo, me parece oportuno expresar, que DEFENDEMOS la «Olla Popular» como expresión social frente a la emergencia sanitaria y justamente por eso es que queremos que no se abuse de quienes con enorme esfuerzo y sacrificio realizan esa tarea tan noble, y más por aquellos que se suponen están para ayudar y cumplir con el cometido para el cual fueron elegidos.

En fin, lamentamos profundamente que la Bancada del Frente Amplio sea obsecuente a un Gobierno Departamental que ha demostrado que se maneja sin ningún tipo de escrúpulos, ni de límites morales o éticos y que está más abocado a asegurar el futuro político de su máximo conductor, que en la verdadera competencia y responsabilidad del mismo para con el pueblo salteño. 

En fin y concluyendo, solo resta expresar que: «no existe mayor enemigo que nuestra propia obsecuencia, aquella que nos lleva a pensar que el mal que nos aqueja es consecuencia de lo que los demás siembran, y no de lo que nosotros hemos cosechado».

DR. ENZO MOLINA FRANCHINI

EDIL DEPARTAMENTAL – PARTIDO NACIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com