El legado de Jorge

La noticia nos sorprendió todos, sin importar color político el uruguayo en su mayoría se vio invadido por una tristeza enorme al ver la pérdida de un compatriota que logro siempre con hechos demostrar que la patria esta primero. 

Jorge Larrañaga, “el guapo” nunca hizo hincapié en las heridas que la actividad política le pudo haber causado, fue ese león que se relamió las heridas y siguió hacia adelante. Dos veces intendente de Paysandú, Senador de la república, candidato a la presidencia y un gran Ministro, pero lo que hoy nos duele profundamente no son los cargos que ocupo y su buena gestión, si no lo que su figura transmitía, en el vimos la personificación de nuestros grandes héroes, represento en vida y representara aún más ahora en nuestras historia a aquellos caudillos que acudimos a recordar a la hora de agachar la cabeza y seguir, un tipo que desde el norte del Rio Negro logro ser líder de militantes de todo el país, plantar con fuerza la bandera del interior en la capital no es poca cosa, pero si nos ponemos a reflexionar su figura se agiganta aún más porque lo hizo siendo el, sin tener que aparentar nada porque durante todos sus años no hizo otra cosa que mostrar con orgullo sus raíces, sus costumbres que son nuestras costumbres y que principalmente son motivo de la felicidad del nacionalista. 

Perdimos a un caudillo del interior, nos va a doler no verlo en Masoller desfilar orgulloso con su poncho. Pero si algo tenemos claro en el Partido es la creencia de que estamos destinados a levantarnos, a pelearla, a no bajar los brazos y lo que paso por duro que nos golpee también será un empuje más para cada joven que levante esa bandera que tanto amamos y cuando hablamos de levantar la bandera no lo decimos en el sentido literal de la palabra, para nosotros levantar la bandera es meternos y hacer que las cosas pasen, que cada causa justa que nos llega tratar de solucionarla con esas ganas que él supo transmitir. 

Se fue el padre político de una enorme generación de jóvenes que al principio del 2000 comenzaron su camino en esta actividad, muchos de esos jóvenes hoy ocupan cargos en el gobierno, son legisladores o líderes de agrupaciones y ahí está el legado que los caudillos dejan, que sería del Partido Nacional si por momentos él no hubiese llevado las riendas, que sería hoy del Partido Nacional sin que su legado sea “hay orden de no aflojar”. 

Apretar los dientes e ir para adelante y estamos seguros que te llego a cuadrar para gritar “presente mi general” 

Comisión Departamental de Jovenes Salto – Partido Nacional

Dejanos Tú Comentario

Acción no permitida! HostingServicios.com