Maléfica comunicación que busca ser escuchado

Un buen día los queridos Curbelitos se disfrazaron de periodistas.

Mostrando como se trabaja, como se busca la información y como uno supone llega a la opinión pública generando o rechazo o reconocimiento.

Los Curbelitos han mostrado desde que los originales se murieron de amor, que hacer periodismo y tener cinco medios a sacrificio propio sin gerencias apropiadas, son el camino de una verdad inocultable.

Claro está que Los Curbelitos nunca tuvieron detrás un maquiavélico director de nada, porque su señora pase a comisión es dueña de sus bienes quitados en forma delictiva, capaz de pergeñar las más arteras estrategias con el fin de no aparecer pero apropiarse.

Ese tiempo y dinero frustrado de pantallas con rueditas, cámaras de televisión, equipos, autos, comunicadores que no llegan a periodistas, hablan de una clara frustración de cariño, de afecto que no se tuvo.

No soy psicólogo pero esa frustración debería canalizarla señor director desde otro lugar. Tiene dos hijos, igual que yo, con hijos de madres distintas, porque le hace mal ser acusador de denuncias irresponsables. Si hay una cosa que este equipo sabe es que es imposible robarle ideas o transmisiones a quienes no nos aportan nada en serio. No pida grabaciones Federico Giovanoni, pida vida, viva vida. Junto a su cómplice Martín Giovanoni. Es la única forma de asumir que cuando nos toque subir tengamos la conciencia tranquila. Al empleado líder de opinión frustrada díganle que cambié la marca. La de ahora la es ser cien por ciento honesto.

Yo perdí miles pero a vos Fede y Martín te sigo mostrando que les gané en todo y lo que es peor, está última etapa se las ganó la hermana mayor…..Valeria Giovanoni. Cual era el terreno en comodato? Ganarles en credibilidad. Feo, les ganó una mujer a esos cerebros machiavélicos y especuladores.

Dejanos Tú Comentario

Acción no permitida! HostingServicios.com