Bella Unión :Cuarto puente sobre el río Uruguay

Tras el anuncio de los presidentes de Uruguay y Argentina sobre la intención de construir el puente, en el norte se entusiasman. Ya está todo aprobado: solo falta que la CAF de el “sí” a la inversión.

Las lanchas eran hasta hace poco la única forma de cruzar a Monte Caseros; ahora en pandemia no están haciendo el viaje. Foto: Archivo El País

Las lanchas eran hasta hace poco la única forma de cruzar a Monte Caseros; ahora en pandemia no están haciendo el viaje. Foto: Archivo El País

El anuncio sobre la inminente construcción de un puente que uniría Bella Unión y Monte Caseros, en el marco del encuentro del presidente Luis Lacalle Pou y su par argentino Alberto Fernández el 16 de agosto en la Quinta de Olivos, renovó la esperanza en el norte del país. Se trata de una ilusión que se enciende y se apaga cada vez que una nueva figura ocupa el sillón presidencial. Pero ahora sí, no sin un rezago de suspicacia de algún vecino, los bellaunioenses están convencidos de que en unos años habrá puente y que traerá abundancia.

Esta vieja promesa se consolidó, primero, a través de una declaración conjunta de Uruguay Argentina en Anchorena el 2 de junio de 2010, cuando se reunieron los entonces presidentes José Mujica y Cristina Fernández. El anuncio se ratificó en agosto del año siguiente del otro lado del río, en la Casa Rosada, donde los mandatarios encomendaron a la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) la elaboración de estudios de viabilidad impacto ambiental para la realización de la obra.

Sin embargo, la intención de unir estas dos localidades —que en realidad son tres porque ahí nomás está la brasileña Barra do Quaraí— tiene más de 30 años. “Mi padre, que tanto lo quería, murió antes de ver el puente”, dice una empleada de 40 años en un bazar en el centro de Bella Unión.

La Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Corrientes dictó en mayo de 1985 la construcción de este puente como un asunto de interés provincial. A lo largo de los años, le siguieron manifestaciones de interés principalmente del lado argentino: la creación de una comisión transfronteriza pro-puente en Monte Caseros en 1995, por ejemplo, hasta un proyecto de ley argentino lanzado en 2006 donde se planteaba declarar de interés nacional la habilitación de un puente en la zona pero que no fuera solo binacional, sino que integrara también a Brasil.

Ahora, volvamos a lo que está hecho y lo que falta. En cuanto Mujica y Fernández encomendaron los informes, la CARU puso en marcha una licitación para elaborarlos. “Se hizo el estudio de factibilidad de este proyecto en diferentes partes: el impacto ambiental, económico, la viabilidad y retorno de la inversión. Se ha cumplido con todas las etapas, incluso la de las audiencias públicas, y está aprobado en su totalidad el proyecto”, asegura el presidente de la CARU, Mario Ayala.

Según lo proyectado, la obra se construirá tres kilómetros aguas debajo de Bella Unión y Monte Caseros y tendrá una extensión de 1.570 metros. Esta área fronteriza es una suerte de punto medio de tres grandes ciudades: está a 600 kilómetros de Montevideo y Buenos Aires y a 700 de Porto Alegre. La inversión proyectada es de unos 65 millones de dólares para el puente en sí, y otros 65 millones para obras que corresponden a Argentina, para conectar el puente con una ruta nacional. No obstante, hay que tener en cuenta que estos montos no están actualizados al día de hoy. Entre otros datos, el informe final de la CARU estima que la construcción de la obra tendría un plazo de 36 meses y generaría 500 puestos de trabajo directos.

Ahora, entre los potenciales beneficios que traería el proyecto para el país, sobre todo para el norte, Ayala hace especial énfasis en la circulación de camiones. Pongámonos en contexto: el puente más próximo es el que conecta Paso de los Libres (Argentina) y Uruguayana (Brasil). Los estudios explican que el “principal diferencial” que puede tener este proyecto es la reducción en los tiempos de espera en ese puente, ya que la aduana de Uruguayana y Paso de los Libres genera demoras de hasta cuatro horas en lo que refiere al tránsito de camiones. Según comenta Ayala, pasan cerca de 1.000 camiones al día por ese puente y, de acuerdo con lo proyectado, el puente Monte Caseros-Bella Unión absorbería unos 770 vehículos —teniendo en cuenta, además, autos y ómnibus— diarios.

Por esa razón, el informe de factibilidad sugiere instalar sitios de almacenamiento, embalaje y fraccionamiento, que puedan servir a los camiones de carga que pasarán por ahí. Para el presidente de la CARU, el desarrollo de la logística es clave. Por eso, dice, el puente no es “el único proyecto” que debe concretarse: “Hay una cantidad de acciones más. Además de la creación de servicios, se genera una actividad extra a la región que tiene que ver con transformarla en una zona logística que puede ser interesante, porque a partir de ahí se pueden instalar diferentes emprendimientos que tengan que ver con lo industrial y lo logístico, además de la intención del gobierno uruguayo de impulsar una zona franca en esa parte del país”, señala.

Nota Diario El País

Dejanos Tú Comentario

Acción no permitida! HostingServicios.com