Quinto Elemento

Tu portal de noticias

Quinto Elemento no miente

El disparador de un hecho delictivo gravísimo en un boliche de Salto fue una entrevista al director del INAU Pablo Abdala a un medio capitalino, mencionando explotación sexual de menores.

Fiel a nuestro estilo de trabajo chequeamos el dato, la información por la repercusión que la misma tuvo cuando en los partes policiales, que emite Jefatura de Policía, poco y nada había salido…

El primer contacto fue con el encargado de comunicaciones de jefatura el Comisario Mello, llamadas por medio y el envío por mensaje de wat sapp, de la persona formalizada en iniciales que confirmaban al propietario del boliche, (según el encargado), 0más una segunda porque en la primera nada sabía, que certifica que el formalizado era el propietario.

El segundo chequeo fue con el propio Jefe de Policía Carlos Ayuto, que a través de llamada primero desconoció el hecho y al consultar su «equipo» confirmó que era el dueño del boliche y nos dijo:» tuve que preguntar que era el revuelo este porque yo ni me acordaba, ahí me dijeron que fue el 16 de diciembre y era esta persona»

Con dos fuentes de ese tenor difícil es no sostener la información sabiendo que en el medio perdemos algunas líneas de análisis que deberían ser elementales.

El formalizado no fue el propietario del boliche pero otra vez hay delitos graves en «su» boliche.

Declara en solicitada publicada en este medio que su local está habilitado por intendencia pero no cuenta como.

Dice no hacerse responsable de actitudes de terceros cuando es el primer responsable en convivir en la noche con explotación sexual a menores.

Lo que es peor, como defensa comparte una publicación de la menor en donde dice que la relación fue consensuada. A ver! Es menor!. A ver! Paso a planta alta y me sirvo de todo?

Ninguna de las fuentes consultadas pueden negar que fueron consultadas y si el dolor de la frase que «la policía mira para otro lado» genera molestias lo lamentamos, profundamente porque nos hemos cansado de decir que a cierto nivel direccionan los «datos» pero cuando se «apretan» niegan confirmaciones.

Finalmente y para cerrar, la formalización o no del propietario del boliche es un detalle, lo grave es que afín al intendente de Salto hace uso y goce de todos los atropellos. Fiestas clandestinas en pandemia, jodas monstruosas en Arapey y tanta cosa más.

Parece que las monerías son protegidas políticamente y ahora ante los que nos tocó vivir policialmente.

No queremos pensar en aquello que el propietario del boliche tiene «zona liberada» porque ahí si nos asustaríamos.

Quinto Elemento Multimedios

Acción no permitida! HostingServicios.com