Quinto Elemento

Tu portal de noticias

Abdala: Conducir con alcohol, MATA y NO es «accidente», es siniestro

Conocidala, situación del dirigente sindical y Presidente del Pit-Cnt Marcelo Abdala, que en el día de ayer pasó a la notoriedad pública, por lo sucedido en el tránsito en un lugar de Montevideo. Vamos a comenzar : en primer lugar, el Sr Abdala no sufrió ningún accidente, tenemos que comenzar a dar el cambio cultural y empezar a definir las situaciones en su forma correcta, lo accidental tiene que ver con lo fortuito, lo no previsible, lo que nos sucede de forma sorpresiva, cuando conducis con ingesta de alcohol, no es fortuito, es previsible, es una conducta irresponsable y hasta delictual. Quien maneja con alcohol en sangre sabe que mata o puede matar a alguien.

En Uruguay, desde 1994 se trabaja institucionalmente para regular el consumo de alcohol en conductores, el que provoca accidentes muy graves. La ley 19360, aprobada y publicada en diciembre del año 2015 establece que “Todo conductor estará inhabilitado para conducir vehículos de cualquier tipo o categoría, que se desplacen en la vía pública, cuando la concentración de alcohol en sangre o su equivalente en términos de espirometría sea superior a 0,0 gramos por litro”.

De esta forma, con la Ley 19.360 se establece cero alcoholes para conductores de todo tipo de vehículos, no solamente los profesionales, aquellos como taxis, remises, ómnibus, camiones de gran porte, camiones de carga. Conducir alcoholizado potencia la posibilidad de provocar un siniestro de tránsito entre 30 y 40%. Debemos reafirmar la ley de alcohol cero porque abrir una brecha entre ese rango y el 0,3 o 0,8 como estaba establecido hasta el año 1994 significaría volver atrás, perder veinte años de trabajo y avances de las autoridades y de la propia comunidad, que ya ha incorporado el valor de conducir sin alcohol en sangre, muy especialmente en los tiempos estivales.

No hay que minimizar una conducta, así, tampoco puede dejarse el mensaje del «accidente», del que a cualquiera le puede ocurrir, que es accidental. Pudo haberse prevenido, y también no olvidar las consecuencias fatales que pudo haber tenido, para sí o para terceros. No está bueno Abdala, la situación que se vió, una figura pública en este entuerto, no está bueno disparar del lugar, pero tampoco está bueno pedur disculpas, argumentar «accidente», que no lo fue y seguir como si nada. Es el limite entre lo legal y lo ético, cosa que mucho se ha hablado en otras situaciones parecidas, no sólo en Uruguay. Usted tendría que renunciar, a su cargo, por ser referente de masas, usted tendría que darse cuenta Abdala que, estaba en estado crítico de embriaguez, y según Unasev y su tabla de alcohol, con su ingesta no debería conducir, el riesgo de siniestro es crítico y «muy alto»

Usted debería renunciar, porque pregonar, opinar, difundir sentenciar, tiene una mirada, abrazado por lo ético, y usted Abdala no se dio cuenta en su irresponsabilidad que, conducir bajo los efectos del alcohol mata

Acción no permitida! HostingServicios.com