Quinto Elemento

Tu portal de noticias

Gustavo Petro es el próximo presidente de Colombia  

Es el gran referente de la izquierda colombiana en los últimos años. Aunque haya muchos que estén en desacuerdo con su pensamiento político, lo cierto es que Petro es un líder que arrastra masas.

el próximo presidente de Colombia.  Le ganó en segunda vuelta a Rodolfo Hernández. En la primera vuelta, celebrada el pasado 29 de mayo, Petro, senador y exalcalde de Bogotá, obtuvo 8.527.768 votos (el 40,32 %), mientras que Hernández, exalcalde de Bucaramanga y abanderado de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, recibió 5.953.209 papeletas (el 28,15 %).

Gustavo Francisco Petro Urrego es el gran referente de la izquierda colombiana en los últimos años. Aunque haya muchos que estén en desacuerdo con su pensamiento político, lo cierto es que Petro es un líder que arrastra masas y que, en varias ocasiones, ha puesto a hablar al país acerca de sus propuestas para llegar a la Casa de Nariño. Así sea de manera crítica.

Gran parte de este respaldo está dentro de los jóvenes, los cuales lo ven como el líder que puede cambiar al país. Incluso, quienes logran una foto con él la lucen en sus redes sociales como un botín. 

Gustavo Petro nació en Ciénaga de Oro (Córdoba) el 19 de abril de 1960. Parte de su vida la vivió en Zipaquirá, Cundinamarca, a donde su padre fue trasladado por su trabajo como empleado público en el sector de la educación. Educado en el colegio de los sacerdotes lasallistas, creció en la admiración de Gabriel García Márquez, que también pasó por esas aulas.

En esta población, al parecer, comenzaron a descollar las inquietudes políticas del candidato del Pacto Histórico, quien vivió la agitación que produjeron las presidenciales de 1970. Años después se convirtió en concejal de ese municipio.

Dentro de su formación académica está ser economista de la Universidad Externado de Colombia.


Uno de sus antecedentes más comentado es su paso por la guerrilla del M-19, a la que llegó por el excongresista del Centro Democrático Everth Bustamante, antiguo integrante de la organización subversiva. Pese a pertenecer a ese grupo, Bustamante tomó el camino del uribismo en los últimos años. En aquel entonces, Petro tuvo los alias de Aureliano y ‘Andrés’. El primero de ellos en alusión al coronel Aureliano Buendía, uno de los protagonistas de Cien años de soledad, del nobel colombiano Gabriel García Márquez.

“Pues disparé ahí, con Julia, la que me enseñó qué era un arma de fuego. Era el entrenamiento que todo el M-19 tomaba. Nosotros éramos dirigidos por los Tupamaros de Uruguay. Subíamos a las montañas, a las cinco de la mañana, en una disciplina militar. Que una mujer nos enseñara a disparar fue una ruptura completa de todos los paradigmas. Pero nunca disparé contra un ser humano, nunca. Quizás a mí me hubiera devorado la violencia, como dice José Eustasio Rivera”, le dijo Petro a la revista Bocas recientemente.

Uno de los hechos más polémicos que protagonizó el M-19 fue la toma del Palacio de Justicia, el 6 y 7 de noviembre de 1985, episodio histórico del que Petro siempre ha negado su participación directa. Según él, en ese momento estaba preso y era víctima de torturas y, por ello, no tomó ninguna decisión sobre esa acción militar que manchó de sangre y tragedia el máximo altar de la justicia colombiana.

En octubre de 2011, con el movimiento Progresistas, fue elegido alcalde de Bogotá en unas elecciones en las que derrotó a candidatos de la talla de Enrique Peñalosa, Carlos Fernando Galán, Gina Parody y Jaime Castro, entre otros.

Casi dos años después de gobernar a la capital del país, en diciembre de 2013, llegó la recordada destitución e inhabilidad del entonces procurador general Alejandro Ordóñez, la cual fue reversada años después y provocó que el actual candidato presidencial acudiera a la Corte Interamericana de Derecho Humanos.

Acción no permitida! HostingServicios.com