Quinto Elemento

Tu portal de noticias

La noche de los cristales rotos, el comienzo del terror nazi

El 9 de noviembre de 1938 hordas de nazis salieron a la calle y destruyeron más de siete mil negocios de comerciantes judíos, quemaron más de mil quinientas sinagogas y asesinaron entre 90 y 300 personas. El plan fue urdido por Joseph Goebbels con el aval de Hitler para expulsarlos de Alemania y fue el primer paso de la “solución final” y los campos de exterminio.

Infobae

El 9 de noviembre de 1938 hordas de nazis salieron a la calle y destruyeron más de siete mil negocios de comerciantes judíos, quemaron más de mil quinientas sinagogas y asesinaron entre 90 y 300 personas. El plan fue urdido por Joseph Goebbels con el aval de Hitler para expulsarlos de Alemania y fue el primer paso de la “solución final” y los campos de exterminio

Alberto Amato

Una mujer con un niño pasan frente a la vidriera destrozada del negocio de un comerciante judíoUna mujer con un niño pasan frente a la vidriera destrozada del negocio de un comerciante judío

Noventa y un judíos alemanes asesinados, según las cifras dadas por los nazis, que son muy sospechosas: los cálculos no oficiales triplican esa cantidad; mil quinientas setenta y cuatro sinagogas destruidas, quemadas o dañadas, noventa y cinco sólo en Viena; más de siete mil negocios tomados por asalto, quebradas sus vidrieras, saqueados, detenidos sus propietarios; miles de viviendas asaltadas y también saqueadas; más de treinta mil judíos presos y deportados a los campos de concentración de Dachau, Buchenwald y Sachsenhausen, donde muchos hallarían la muerte; cementerios judíos violentados, escuelas judías quemadas, hospitales judíos destrozados. Ese fue el saldo de una noche de terror, la del 9 de noviembre de 1938, hace ochenta y cinco años, en la que las hordas nazis arremetieron contra la población judía de toda Alemania y de buena parte de Austria y de Checoslovaquia.

Las calles de las principales ciudades estaban tan cubiertas de vidrios desgarrados, eran tantas las vidrieras de los comercios judíos destrozadas, que la masacre pasó a la historia como “La noche de los cristales rotos”. La barbarie nazi dejó otro saldo igual de grave: la indiferencia, sino el visto bueno, de gran parte de la sociedad alemana convencida de que Adolf Hitler tenía razón: había que expulsar a los judíos de Alemania, si Alemania quería volver a ser grande y dominar el mundo. Menos de un año después de La Noche de los Cristales… el mundo estaba en guerra y Hitler se lanzaba a la conquista de Europa.

Acción no permitida! HostingServicios.com