Quinto Elemento

Tu portal de noticias

Intendencia sin plata, entonces que pague la gente

Con el comienzo del año, observamos una actitud de desespero por parte del Intendente de Salto Andres Lima con respecto a las cuestiones económicas. La Intendencia se está quedando sin caja debido al despilfarro que viene realizando y la mala gestión de los recursos, además por supuesto, del aumento desmedido en el ingreso de funcionarios, son más de 600 personas las que ingresaron desde que Lima comenzó su gestión en 2015.

Cuando empezó a gobernar, tenía en sus manos la libertad para tomar un préstamo a largo plazo, el fidecomiso Dayman, para sanear las cuentas y poder trabajar tranquilo. Con la mitad de lo que tenía habilitado pedir prestado, le daba, pues bien, decidió tomar todo el crédito y endeudar por casi el doble, a todos los Salteños. Lo triste de todo esto, es que no vemos nada de esos recursos en grandes obras, simplemente, se esfumaron. 

Finalizando el año escuchábamos al Intendente decir que el Gobierno Nacional no le quiso refinanciar esta deuda y eso, es mentira. La entidad financiera que le presto a la Intendencia, no le refinancia porque no le da confianza este gobierno y admas no cuenta con los votos necesarios en la Junta Departamental.

El trasfondo de todo esto es que se están quedando sin caja, no tienen lo recursos suficientes y por eso, le están metiendo la mano en el bolsillo de la gente aumentando tasas e impuestos departamentales. 

El Intendente Lima, termino el año con una ampliación de la zona azul, con esto lo que hace es aumentar el área de recaudación de la misma y así pagar supuestos costos de funcionamiento de la zona, que son sueldos y demás beneficios, de algunos inspectores de tránsito. Pero, por si fuera poco, lo que le sobra lo utilizara para hacer política hasta el final del periodo, escudado en la supuesta “atención de la emergencia social” sin ningún tipo de control, ya que los Ediles del Frente Amplio se opusieron a esto. 

Con el arranque del año, nos enteramos de la suba desmedía que tuvo la contribución inmobiliaria urbana en algunas zonas de Salto, con aumentos del 400 %. En otros, disfrazó el aumento, subiendo la tasa de recolección y barrido, así como también colocando la tasa de alumbrado público en la contribución, en hogares que se les cobra a través de UTE y que después se le vuelca a la Intendencia.

Con la contribución inmobiliaria rural realiza una jugada despiadada, en el medio de una seca gigante que sufre nuestro país, elimina los descuentos por pago contado y buen pagador. Se escuda en una observación del tribunal de cuentas, observación que reciben todas las Intendencias que hacen estos descuentos, pero igual los realizan a apoyo a los productores. 

Este gobierno departamental, tiene cientos de observaciones que no toma en cuenta, pero justo esta sí, solamente por el hecho de que, escudándose en esto, realiza una suba de tarifas encubierta que taparan un poco, la urgente necesidad de dinero que tiene la Lima.

Para tener más recursos lo que hay que hacer es gestionar bien, medir el gasto sin dejar de lado a los que más necesitan y no meterla más la mano en el bolsillo a la gente. Si necesita ejemplos a seguir, mire al Gobierno Nacional, que sin aumentar un solo impuesto a mantenido y mejorado beneficios sociales para cientos de ciudadanos. 

Carlos Silva

Edil, Lista 50.

Partido Nacional 

Acción no permitida! HostingServicios.com